miércoles, 15 de diciembre de 2010

Recuerdos

A veces llegan sin más... como si fueran parte de un sueño, como si estuviera dormitando a cada instante. Llegan a la mente como escenas de una película que se creía olvidada. Una de esas viejas películas favoritas de la infancia que te hace sonreír al recordar.

Otras veces no llegan por sí mismos. Los invitamos, queremos que estén aquí porque nos gusta sentirlos cerca. Porque a veces son los únicos amigos fieles, o eso aparentan.

No sé exactamente si llegó o lo invité... pero ahí estaba. Llegaba yo a tu casa, te miraba y fingía indiferencia... no debía mirarte, no debían nuestros ojos encontrarse. Te saludaba con cierta pesadez, disimulando. Pero en el fondo ambos sentíamos nuestros corazones palpitar con una fuerza sorprendente. Luego te retirabas y yo conversaba con tus padres y tus hermanos. Sonreía amablemente. "Todo bien, gracias"... "mi prometida está de viaje, ya pronto regresará". Mientras aguzaba el oido para alcanzar a distinguir el más mínimo detalle. Tú tocabas la puerta con cierta cadencia. Lo sabía, era una señal, era nuestro lenguaje, nuestro... Al finalizar la velada, yo me levantaba con cierto aire formal, tomaba mi sombrero del perchero y tú te acercabas para decir adiós, me ayudabas a ponerme el saco y con una sonrísa decías adiós. Yo salía por la puerta, sabiendo que habría de volver.

Así te amaba... Oh bella soledad, así te amo.

miércoles, 1 de diciembre de 2010

Post para combatir la "estupidez"

¿Se han dado cuenta que últimamente en esa red social “CaraLibro” a los usuarios les ha entrado la moda por hacer campañas para combatir distintos problemas sociales?

Bien, pues si no lo han notado no hace falta más que iniciar su sesión de susodicha red y lo podrán averiguar. Sin ir más lejos, el mes pasado la campaña era para combatir la violencia infantil, entonces el chiste era que “en lugar de la foto del avatar, vamos a quitar todas las caras de facebook y las vamos a cambiar por la foto de tu caricatura favorita…” Así seguía la leyenda que invitaba a los usuarios a sustituir su habitual imagen. Lo sorprendente es que muchos usuarios lo hicieron porque “estaban combatiendo así la violencia infantil”

Muchos usuarios, por cierto, pusieron imágenes de caricaturas realmente violentas, pero aún así estaban combatiendo la violencia. Y me pregunto ¿alguna de estas personas realmente se ha puesto a pensar en lo que está haciendo? ¿No se dan cuenta de que su campaña no sirve de nada? ¿O simplemente están tratando de quedar bien con la muchacha que les mandó la propuesta? Porque, de verdad ¿Cómo combates la violencia infantil cambiando una fotografía? ¿Acaso eso va a evitar que el padre de familia borracho golpee a su hijo o que un matrimonio disfuncional deje de pelear? ¿Sólo porque el “CaraLibro” está lleno de caricaturas?

Por si fuera poco, este mes se quejan y se muestran en contra de "el esclavismo de los aparatos electrodomésticos". Para comenzar me parece tan estúpido que alguien crea que por cambiar su fotografía ya está haciendo algo para solucionar el problema, en segundo lugar, utilizan uno de esos "aparatos esclavistas" para hacer su campaña. Claro, "pongamos una foto para que todos vean que estamos en desacuerdo, pero no dejemos de utilizarlos" Es como decir "vamos a protestar contra el calentamiento global debido al uso excesivo de electricidad con un mega anuncio luminoso que consuma cinco mil watts por segundo y que se quede encendido toda la noche para que todos puedan ver que estamos inconformes"

Por eso, combatamos a los homosexuales poniendo la fotografía de un pene, o al mal gobierno poniendo la fotografía de Fox, o combatamos la corrupción poniendo la imagen de Sor Juana. Es más hasta podemos combatir el alcoholismo poniendo la imagen de una hoja de marihuana, eso cambiará el mundo para siempre.

Al fin y al cabo sólo basta que yo me muestre inconforme y finja altruismo por internet, donde no se puede verificar que mis acciones sean congruentes con mi palabrería. Es más, si no me gustan las clases, sólo pongo la foto de un maestro y eso va a reformar de la raíz el sistema educativo.

Pienso que las redes sociales deberían tener otro uso, aparte de mostrar al mundo cuan borregos son los usuarios y lo pésimo que redactan. Pero como decía Albert Einstein “Sólo hay dos cosas infinitas, el universo y la estupidez humana, aunque de la primera no estoy tan seguro”

viernes, 26 de noviembre de 2010

Genailes ideas para mejorar el servicio del sistema de transporte colectivo "metro"

¿Se han dado cuenta que el metro solo una división: tres vagones para mujeres y el resto para todos los demás?

Esto hace algo ineficiente el servicio, porque, para comenzar, los tres vagones confinados generalmente van siempre más vacíos, mientras que en los demás vagones no cabe ni un alfiner, en segundo lugar, esta división ha extendido su horario, de manera que la mayor parte del tiempo que el metro brinda servicio está vigente esta división.

Para ello se me han ocurrido ideas geniales para mejorar el funcionamiento. Por ejemplo, así como hay vagones confinados para mujeres, debería haber vagones confinados para hombres. Así se evitarían las mujeres la incomodidad de tener que viajar con los hombres. O ¡que mejor! confinar un vagón para ancianos y uno para niños menores de 10 años que viajen solos. Y Confinar un vagón que vaya siempre vacío, para que ahí se suban los vendedores ambulantes y los policías (encargados de evitar que exista el comercio ambulante) a platicar tranquilamente.

Los vagones de mujeres deberían pintarse de rosa y los de los hombres de azul, así la gente se sentiría más identificada. El de los ancianos debe pintarse de negro, así los colores ayudarían a etiquetar a la gente.

Evitemos la discriminación. Recuerden que es más sencillo poner etiquetas de "es vulnerable, pongamoslo aparte" en lugar de fomentar el respeto. Por eso, para que haya equidad en la ciudad, todos iguales. Que cada sector de la población viaje en un vagón aparte.

jueves, 18 de noviembre de 2010

Bajas temperaturas

No entiendo. Por qué, si hace tanto frío, permaneces tan lejos.

viernes, 22 de octubre de 2010

Matemáticas avanzadas

Soy una persona que aborrece a los vendedores ambulantes del sistema de transporte colectivo pues, además de interrumpir mi ya de por sí molesto viaje con su ruido, venden artículos chinos, piratas, o adquiridos ilegalmente; no pagan impuestos, y andan de un lado a otro empujando a los pasajeros, lo peor es que muchas veces huelen mal. Además el tono con el que hablan me parece horrible y su vocabulario pobre.

Como podrán notar sentía una aversión hacia esas personas, pensando, sobre todo, que era unos ignorantes y estúpidos... pero todo cambió hace poco.

Se subió un vendedor ofreciendo un manual de fórmulas matemáticas, en las que se explicaba paso a paso como calcular areas, volúmenes, ecuaciones, raices cuadradas. Hasta ahí todo normal, pero de pronto dijo que te explicaba como sacar el volúmen de un círuclo... ¡Wow! eso no lo aprendí ni en mis cursos de matemáticas avanzadas cuando estudiaba ingeniería. Y lo mejor, "Le explica paso a paso como calcular el volúmen de una superficie plana".

Entonces lamenté no tener diez pesos para poder compartir los conocimientos matemáticos tan vastos de esa gente. Ahora siento un profundo respeto, no es que sean ignorantes, es que sus conocimientos superan nuestros pobres saberes...

martes, 12 de octubre de 2010

Comida mexicana, puro placer

Sin duda es uno de los más grandes placeres de la vida cuando te sientas a comer, sobre todo si es en familia, entre amigos, con la pareja, en fin, acompañado es mejor. Si a esto le sumo el chile que es el elemento principal de la comida mexicana, no cabe duda que la noche está completa y no le hará falta nada para ser perfecta. Pero, veamos algunos de los platillos típicos, desde pequeños entremeses, hasta las grandes comilonas.

El chile tiene su motivo para estar al frente entre los ingredientes predilectos de la comida mexicana. Hay muchas variedades de chiles: el chile ancho que a muchos incomoda, el chile güero de importación, el chile de árbol que pica mucho, el chile poblano, su mero mole, y muchos más. Con él se pueden hacer diferentes guisados o botanas. Pero bueno, ¿qué más te puedo decir? Si usted es mexicano, seguramente el chile en su mesa no falta. En el mercado se encuentran los chiles en cajones de madera, también conocidos como huacales.

A muchas frutas se les puede agregar chile y limón. Como a los betabeles, a las jícamas o a las zanahorias cuando las rayas. O puedes cortar el pepino en tiras con sal limón y chile piquín, cada parte del pepino es tira de sabor. Y esto es bueno como entremés.

Y qué decir de la gran variedad de guisados: el chorizo en papas, salchichas con huevos, longaniza en salsa verde te llenan de volada. El otro día me tocó la longaniza con huevo y estaba de rechupete. Y de pensar en los tacos de pechuga o de chicharrón me dan ganas de comer hasta reventar. Los frijoles acompañan la mesa. Sin duda alguna los frijoles de Apizaco son los de mejor calidad, más sabrosos y nutritivos. ¡A comer! Lo malo de los frijoles es que pueden provocar gases y luego es un pedo para sacarte del baño. Los tacos de cabeza los disfruta más en las mañanas, por las noches los de tripa, a lo largo de las avenidas se ven los puestos. A quien gusta de la comida del mar, puede disfrutar de unos camarones en su mojo de ajo. Hay comidas tradicionales como el pozole, el mole café que viene en sacos, el mole verde, o la pancita. Cuando gusten les hago una panza. No hablaré de las criadillas porque me lo pueden tomar a albur.

A mí me pasan mucho las tortas. Una cubana, una alemana, una rusa, una suiza, (se me hace agua la boca nada más de pensar en sus quesos), eso sí, yo a todas les echo quesillo para acompañar. Lo malo de las tortas gigantes es que luego uno no se las acaba. El otro día pedí una de chorizo y me agarraron las prisas y la tuve que dejar a medias.

Y ¿qué decir de los postres? ¿A quién de ustedes no le ha entrado un plátano macho frito con crema y chispas de chocolate? O el dulce de camote en barras con calabaza (también en dulce), yo le agrego leche. Un postre algo extravagante que a mí me encanta: papaya rellena con plátano, lo aderezo con lechera y a veces chispas. Lo malo es que tiene muchas calorías y a las mujeres generalmente les engorda.

Pero también se sabe que ciertas comidas tienen usos medicinales y grandes propiedades nutricionales. Por ejemplo, del plátano está probado científicamente que contiene mucho potasio; para la gripa, el cuerpo cortado o el dolor de cabeza, chupar limón, naranja o toronja ayuda mucho; una ensalada de espinacas con jugo de limón o de limas mucho hierro aporta a la dieta. El jugo o zumo de zanahoria ayuda a mejorar la vista, el zumo de caña le ayuda a olvidar sus penas. El té de ramo blanco le cura prácticamente todo. También al camote setecientas gotas de té de hierbabuena puede agregar para ayudar al dolor de estómago. Y son fuente de vitaminas las pasas, el chico zapote, el poro, el rábano, y casi todas las frutas y verduras.

Si quieren buenas recetas, les recomiendo la revista del Chef Ornica, quien tiene a su asistente o pinche Tecla Varella Bara. En el mundo culinario son la crema y nata y te echan buenas recetas en la revista.

Eso es todo por hoy, porque de tanto hablar de comida ya hasta hambre me dio, voy a comer una dona, como que se me antojó, eso sí que no falte la leche. Hablando de eso, recuerdo cuando aún a domicilio me traían la leche, Zacarías se llamaba el lechero, a su muerte siguió su labor su hijo Santiago. Hasta pronto y buen provecho.

sábado, 9 de octubre de 2010

Extraños encuentros subterraneos con la senectud

Hoy me sucedió algo curioso. Mientras me dirigía al encuentro de unos amigos, al tomar el subterraneo sistema de transporte colectivo de la ciudad, me paré cerca del asiento de una señora, no sabría decir si era ya una anciana o no, pero para efectos prácticos diré que sí. El punto es que al quedar frente a ella, la señora comenzó a gruñir o algo por el estilo, como hacen los gatos cuando se sienten atacados, o el sonido que en las películas hacen los vampiros cuando la luz eléctrica se dirige a sus ojos. El suceso me pareció extraño, así que me voltee la mirada y seguí como si nada. La señora segía "gruñendo" y resoplando, como vio que no le hacía caso, comenzó a mover la mano para llamar mi atención, yo seguía sin hacer caso, sólo de reojo la observaba. Se levantó para gruñirme, entonces yo la miré fijamente a los ojos y ella me veía con una mirada de odio y profundo desprecio. Tenía ganas de seguir mi trayecto hasta que la señora vajara del metro o me golpeara, pero como se me hacía tarde para mi cita, preferí bajar y llegar a mi destino.

Las actividades amistosas fueron divertidas, cine muy malo, café y charla, algo que jamás se desdeña, creo yo.

Finalmente en mi viaje de regreso, al abordar al sistema de transporte colectivo, éste iba algo lleno, así que tuve que ir parado. Alguien me empujó y accidentalmente mi codo hizo contacto con la espalda de un señor que iba leyendo una revista. El señor iba bien vestido, tenía un porte algo elegante, de inmediato quitó los ojos de su revista y los dirigió a mi cara con una mirada penetrante. Le ofrecí una disculpa, el asintió en señal que la aceptaba y volvió aparentemente sus ojos a la revista. Digo apartentemente porque a partir de ese momento no dejaba de mirarme, no quise sostenerle la mirada para que no fuera a sentirse ofendido u agredido (no sé porqué la gente cuando la veo fijamente siente que estoy enojado o algo por el estilo), pero él no dejaba de verme, eso me hizo sentir algo incomodo, pero no me moví del lugar. Cuando terminó mi viaje y me acerqué a la puerta para bajar, el señor aún me miró, yo lo vi y entonces levantó las cejas... Ahora que lo pienso tal vez era un gay queriendo ligar...

martes, 5 de octubre de 2010

Santo, Santo, Santo...

¡Lucharán de dos a tres caidas, sin límite de tiempo! En esta esquina: Blue Demon. En esta otra: El Santo.

Entonces se levanta una gran ovación. El enmascarado de plata, ahí, frente a los ojos espectantes de toda la afición. Y era en verdad un espectáculo encantador, ese hombre sin rostro, ni feo ni guapo, simplemente sin rostro, no estaba gordo, pero tampoco delgado, era, digamos, esbelto. Pero ¿qué tiene de especial? Nada más y nada menos que el haber llegado a la pantalla grande. No era sólo un luchador, ¡no!, era un superheore. Me parece que ni Superman tuvo tantos enemigos que combatir. Entre los enemigos de El Santo figuraban momias, vampiros, zombies, Dracula... y a todos venció, a veces con la ayuda de su enemigo del cuadrilátero: Blue Demon.

Extraño el atuendo de nuestro superheroe nacional: Un elegante traje y una máscara que no se quitaba ni para bañarse. Su auto que nada le pedía al mismísimo "batimovil". Sus películas recibieron galardones internacionales por su extraordinario "surrealismo".

Pero ¿El Santo? ¿Acaso no existe una extensa variedad de Santos? O tal vez la máscara era para ocultar que en realidad era San Miguel y salía siempre invicto de sus combates porque tenía ayuda divina. Y ¿Cuando aún no estaba en la AAA y sólo luchaba en cuadriláteros de sucios gimnacios era mejor conocido como "El Beato" o "El Pecador Arrepentido"?

Lo más curioso es que sea Blue Demon quien justamente le ayude en sus hazañas. Irónico ¿no?

A lo que voy, en la iglesia hay simples mortales, beatos, santos, angeles, arcángeles y Dios. Recordemos que Juan Diego pasó de Beato a Santo hace poco. ¿y Malverde? No lo sé, pero creo que la gerarquía debería aumentarse en un grado para hacer más preciso el nivel de divinidad de los seres no eternos. Para estos seres que no son de aqui ni son de allá, como el susodicho Malverde.

Digamos, no es beato, tampoco es santo, pero puede ser un Blud, que vendría siendo el título de quien alcance el rango de Blue Demon (también muy importante porque El Santo, poco hubiera hecho sin la ayuda de este azul enmascarado).

Y bueno, mi cerebro ya no da para más pero quería escribir alguna tontería como ejercicio terapeutico para relajar mi mente, creo que funcionó. Así que no hagan mucho caso de esta entrada. ¿Por qué la publico si no tiene finalidad? Pues ya la escribí ¿no?

lunes, 27 de septiembre de 2010

Wolfgang a su caro amigo, Adonis, salud.

Mucho me ha llamado la atención tu más reciente carta pues siento que hay en todo ser humano una busqueda por lo eterno. Es parte de nuestra esencia el buscar una manera de trascender, de perdurar más tiempo que el efímero que representa nuestra vida.

Concuerdo contigo en que una vida eterna, esa que implica el permanecer vivo ininterrumpidamente, dada la condición humana, sería algo que terminaría en hastío y desesperanza.

Por otra parte, creo que buscar la inmortalidad en nuestras obras es algo noble y loable. Sin embargo, para que tenga el efecto deseado, debemos buscar ser "bien" recordados. Porque realmente nuestras obras pueden inmortalizarnos, ya lo creían de esa manera los antiguos griegos cuando buscaban la muerte en una batalla porque eso les daba un cierto renombre que los ayudaba a ser recordados durante muchas generaciones. Pero también una mala obra nuestra puede inmortalizarnos, y de una manera más inmediata. Baste tan sólo recordar el nombre de Hitler para ejemplificar.

Si bien un mal acto nos dará la inmortalidad de manera más mediata y perene, hay que destacar que el filósofo Nietzsche decía que "el hombre superior es el hombre que supera al hombre". Buscar ser bien recordados es un acto noble que nos hace superiores. Es una pugna por ser cada vez mejores en lo que hacemos. Como animales que somos, le duela a cualquier creacionista que le duela, estamos sometidos al instinto de conservación, el cual nos hace luchar por ser los mejores de la especie. Al menos en teoría la competencia es una parte integral de nuestras vidas. Sin embargo, muchos se sirven de ella para explotar al ser a través de una mala manera de entender esta necesidad de competir.

Estos seres superiores que todos debemos buscar ser, poco tienen que ver con la raza aurea, o con ser el pueblo dominante. Nuestra superioridad debe ser interna, debe tratar de permear en nosotros, debemos buscar superarnos a nosotros, sólo entonces podremos entender al hombre superior.

Todo esto tiene que ver con tu otra manera de ver la inmortalidad, aquella que se encuentra en nuestros familiares, imágen de nosotros. ¿Por qué digo que tiene que ver una cosa con otra? Nosotros debemos buscar ser superiores, sí, pero más aún, debemos buscar erradicar en las generaciones futuras los vicios propios. Nuestros familiares no deben ser una imágen exacta de nosotros, sino una mejorada. Porque así se alcalzará, según veo yo, la inmortalidad de manera más efectiva.

Para estos fines, querido amigo, estoy de acuerdo con el antes mencionado (pues no citado) filósofo alemán. Mucho debemos aprender de las culturas antiguas, sí, pero mucho también hay que modificarlas para ser nosotros mejores. Hay que esforzarnos para romper con las cadenas que nos atan y nos impiden esa superación, las cadenas de la moral que nos envilecen y nos hunden. Es como yo interpreto al filósofo, y creo que, para nuestros fines, tenía razón, pues es de los pocos que han alcanzado la inmortalidad.

Gran camino nos queda por andar, y creo que hay que trabajar arduamente, pues nada habría más hermoso en esta vida, que vernos inmortalizados en vida a través de nuestras buenas obras.

La compasión, el peor de los pecados

La vida está sobrevaluada.

Sí, sé que mi afirmación resultará algo incómoda o agresiva, sobre todo a ciertos oídos sensibles de personas mojigatas. Sin embargo, permítanme tratar de explicar mi aseveración y se darán cuenta que no exagero en ella, aunque sí sea algo poco grato para la mayoría del género humano.

Ahora, permítaseme (nótese la composición arcáica del verbo) ampliar mi afirmación para esclarecerla: "La vida humana está sobrevaluada". Todo el tiempo nos quejamos de la injusticia, de la sobrepoblación, de la basura, de la criminalidad, de la venta de drogas. Claro, son problemas que a todos nos molestan pero... nosotros mismos los provocamos.

Bajo las premisas de "todos somos iguales" y "como seres humanos tenemos todos los mismos derechos" nos cometemos injusticia a nosotros mismos. En primer lugar es una injusticia afirmar que todos somos iguales. Sí, sé que ante los ojos de Dios lo somos, pero Dios es el más injusto de todos, pues paga con la misma moneda a quien ha trabajado doce horas que a quien sólo trabajó veinte minutos. Eso no es justicia. Los derechos humanos deberían proteger a los humanos, no defender a tantas personas inhumanas. Si en las cárceles los criminales viven como reyes, es porque "tiene derechos", aunque en realidad deberían haber perdido esos "derechos humanos" al no comportarse como humanos.

¿Por qué vale tanto la vida de alguien que quiere suicidarse? ¡Porque toda vida es hermosa! dirán, y hasta cierto punto concuerdo con ello, toda vida es hermosa, igual lo es la vida de un árbol, de una araña, de una rata... pero claro, la rata debe morir porque nos resulta incómoda para poder vivir en una ciudad limpia, las ratas son animales mugrosos que no deben vivir cerca de los humanos porque pueden acarrear enfermedades a las personas sanas pero... los suicidas también. Ellos acarrean enfermedades a la sociedad, ¿por qué salvarlos a ellos y no a las ratas?

¿Por qué obligar a vivir a quien no encuentra razón de ser en esta vida? ¿Por qué condenar la muerte? ¿Es que tanto nos aterra que no podemos verla ni siquiera en alguien más? ¿Por qué nos empeñamos en conservar cosas que no valen la pena? Aquí, en nuestro país, ni siquiera se le permite morir a aquel que sufre demasiado y sabe que su dolor no se detendrá hasta el momento que muera, sin embargo, se ve obliga a vivir (y a sufrir) más de lo natural.

No cabe la menor duda que Sartre tenía razón cuando aseguró que el infierno son los otros. Viva quien de verdad merece vivir ¿quién juzga eso? Uno mismo. La "Nausea" sólo acarrea seres inconformes, seres que no quieren nada, que están aquí más por fuerza "moral" que por una verdadera voluntad. Ni siquiera tienen rencor o sed de venganza, porque incluso eso, es una voluntad de vivir, y a veces suele ser más fuerte que cualquier otra. No, sólo tienen esa "Nausea", ese hastío... ¿qué los mantiene vivos? Nosotros, y nada ni nadie más que nosotros...

viernes, 17 de septiembre de 2010

Wolfgang suis amicis salutem

Con mucho detenimiento, y no sin algo de preocupación, he leido, Luna, tu carta. Me resulta extraño y alarmante que Sueño, como lo llamas, se vaya apoderando de ti de esa manera tan singular, a tal grado que se va convirtiendo de manera lenta en Muerte.

Como ya Adonis lo explicó y tú, Luna, lo has reiterado, Sueño tiene un gran poder, cada despertar es una muerte. Si se ve con detenimiento, Sueño y Muerte no son en realidad tan diferentes. Sus modus operandi son en realidad muy parecidos. Ya los latinos en la antiguedad habían estudiado la naturaleza de ambos, creyéndolos divinidades, aunque seguramente eso lo saben mejor que yo ustedes. Así que diré, a manera de una pequeña conclusión, que concuerdo con esa antigua y mística forma de pensar, Muerte y Sueño son hermanos. La única difrencia que yo encuentro entre uno y otro es la duración: Mors est perpetuus somnus.

Sin embargo, es esta sutil diferencia la que hace a Muerte más misteriosa, más inexpugnable y al mismo tiempo más atractiva y apasionante que Sueño. ¿Por qué? Cuando uno despierta le es posible -no siempre, pero sí en muchas ocaciones- mirar lo que dejó atrás. ¿Pero qué pasa cuando no se vuelve a despertar? Los antiguos griegos creían que el alma viajaba al Hades y que ahí permanecía, inconciente, por toda la eternidad. No expondré aqui lo que yo personalmente pienso (y mi anterior afirmación no es una figura retórica, de verdad no lo voy a hacer) porque cualquiera de mis opiniones es improbable (en el sentido más literal de la palabra).

Lo que pase con los muertos no lo sé. Todos vamos a morir tarde o temprano, eso es seguro. El muerto muerto se queda y no hay vuelta atrás. ¿Qué es entonces lo realmente angustiante, lo realmente terrible? El vivo que debe enfrentar, no su muerte, sino la de alguien más.

Uno puede vivir sin esperanza, sin fe, sin nada, puede vivir en el completo nihilismo con respecto a lo que hay después, a lo que pasa luego de la muerte. Incluso puede aceptar uno mismo una creencia de que, cuando su vida se extinga, no haya nada más, sea el final para siempre y todo acabe. Uno puede resignarse a vivir así, una vida puntual. Sin embargo, cuando muere un ser querido, todo es diferente, cuando no es uno quien muere sino alguien más, todo cambia. Entonces se cree que hay un alma y se ruega con fervor, incluso con fe, para que su alma descanse. Es en ese momento cuando surge la necesidad de una vida eterna. Porque la idea de que ese alguien más se haya ido para siempre se vuelve insoportable, por ende se guarda la esperanza de poder volver a verlo. Y es insoportable en realidad, no por el miedo que causa saber que nuestro destino es común a quien se ha ido, sino porque el corazón guarda la esperanza de que esa persona pueda al menos tener un momento de paz, de eterna paz.

De ahí que muchas personas digan: "Yo no creo en una religión institucionalizada, sin embargo, pienso que debe haber un Dios". Enfrentearse a la Nada muchas veces da miedo. Por ello tu sensación, tal como la describiste: "de vacío, de muerte". Pero más importante aún. Tu te preguntas si uno es digno de vivir, o de morir. Muchas veces cuando vemos en la vida diaria gente que está clasificada como "mala", entonces pensamos que no merecen vivir, y tal vez tengamos razón en eso. Pero viene una cuestión más importanten ¿acaso merecen morir? ¿Cómo saber si la muerte no es en realidad un premio?

La vida, mis estimados amigos, está sobrevauluada, la muerte, en cambio, está muy devauluada. Cada día que vivimos nos vamos acercando un poco más a Muerte. Esta muerte que, a diferencia de Sueño, no tiene renacimiento. Jamás sabré si uno es digno de vivir, eso debe juzgarlo cada quien. Lo que sí estoy conciente es que no todos son dignos de morir. La vida y la muerte están relacionadas intrínsecamente. La condición básica para poder afirmar que un ser está vivo es solamente que sea suseptible de morir. Nosotros no planeamos ni nuestro nacimiento ni nuestra vida, así que no podemos hacernos responsables de ella, pero sí podemos tomar la responsabilidad de nuestra muerte. Entonces hay que vivir con cierta dignidad, porque aunque me pese aceptarlo, tenía razón el joven que dijo: "estén preparados porque no saben el día ni la hora".

Es por ello que me parece alarmante la manera en que Sueño se apodera de ti, pues creo que quien respeta su vida, respetará también su muerte. Quien sabe vivir, sabrá igualmente morir. Debes aprender a mirar con ojos más atentos, y no perder un mínimo detalle mientras caminas con los ojos abiertos.

Un coridal saludo y hasta pronto.

martes, 14 de septiembre de 2010

¿Criptonita?

Muchas cosas incoherentes existen en todas partes. Al crear una historia es fácil caer en la incoherencia si no se tiene un plan perfectamente estructurado que pueda responder a todas y cada una de las cuestiones que la lógica humana -cuando la persona a quien se le presenta la historia piensa, claro está- plantea. Las mejores obras de ciencia ficción, por ejemplo, son aquellas en las que el lector, espectador, revisor, o como sea, no encuentra falla alguna en la lógica del guionista (por llamarlo de alguna manera); de lo contrario la obra se tornará aburrida y se dejará antes de llegar siquiera a la mitad, ya no digamos al climax.

Los "comics" no son la excepción. Para que un superheroe pueda tener la aceptación y el cariño del público debe tener una historia sustentable que sea verosímil -lo cual no implica que sea verídico ni verdadero-. Entonces, "Spiderman" es aceptable porque obtiene sus poderes a través de una araña que mutó durante un experimento. O los "X-Men" son mutantes, o "Fantastic Four" se expusieron a la radiación en un viaje al espacio. "Batman" no tiene superpoderes, pero tiene dinero y laboratorios que le permiten experimentar con tecnología de punta. Todo lo anterior tiene lógica, no por ello es cierto, sólo es coherente.

Pero de todos, le guste a quien le guste y le pese a quien le pese, el heroe por antonomasia (que no la santa muerte por antonomasia, lo cual fue un chiste de muy mal gusto, que expondré ahora mismo: Un día, mientras esperaba un transporte público, escuché a un par de chicas que hablaban sobre la grabación de un cortometraje, una entonces le dice de una escena donde había un chico cortandose el brazo con un cuchillo, entonces dice: "es que tú ya sabes que cortarse con un cuchillo es la santa muerte por antonomasia"; sí, el chiste es de mal gusto, pero en el momento no pude evitar una carcajada) es Superman. Me gustaría aclarar una cosa, pues no quiero que se piense que por mi afirmación anterior tan contundente yo considere a Superman como mi heroe favorito, de hecho está lejos de serlo, pero no puedo quitarle el mérito que se ha ganado a lo largo de tantos años.

Superman había sido para mí una de las creaciones más coherentes en el mundo de los "comics". Claro, para que mi afirmación fuera sustentable habría que dejar de lado el hecho de que para disfrasarse lo único que hace es quitarse los lentes y ponerse los calzones por fuera, aún así Luisa, que lo tiene cerca tanto como Clark Ken que como Superman, no puede darse cuenta que se trata del mismo sujeto. Fuera de eso, la historia es coherente y verosímil, vaya, Superman es un extraterrestre, sus superpoderes provienen justamente de venir de otro planeta. En su planeta no era ni el más fuerte ni el más guapo (en la tierra tampoco es el más guapo) porque todos eran iguales, pero en nuestro planeta sí es más fuerte, eso se debe a que su raza es diferente y superior a la nuestra, eso, hasta aqui es verosímil.

Pero Superman podría hacer todo, absolutamente todo, de no ser por una debilidad. Sólo tiene un punto debil y es justamente la criptonita. La criptonita, como su nombre lo indica, es una piedra que proviene del planete Cirptón, de donde es originario superman. La criptonita es de color verde y emite una radiación que nulifica los superpoderes de Superman, y, según los que saben, una prolongada exposición a esta radiación podría hasta matarlo.

Aquí es donde comienza lo incoherente del asunto. El enemgio de Superman, Lex Luthor, se vale de la criptonita para poder debilitar a Superman y así poder hacer sus actos criminales. Pero ¿de dónde obtiene Lex Luthor la criptonita?

Algunos dirán: Llegó junto con Superman en una lluvia de meteoritos. Eso no es factible por varias razones. La primera de ellas es que, si Supermán llegó siendo un bebé en una nave cuando su planeta explotó, eso implicaría que durante todo el viaje se vio expuesto a la radiación de la criptonita que vendría muy cerca de su nave, lo cual, siendo él un indefenso infante, debió haberlo matado o debilitado lo suficiente como para que no pudiera soportar el impacto al estrellarse su nave con la superficie terrestre. Otra cuestión es que si él llegó en una nave quien lo envió debió programar de antemano la ruta de la nave para que ésta llegara a la tierra. Por otro lado, un planeta que explota, no programa la ruta de sus restos para que sigan una nave, entonces una lluvia de meteoritos implicaría que Criptón fuera un planeta muy, pero muy cercano a la tierra, de manera que los restos de su explosión pudieran llegar a esta última en forma de lluvia de meteoritos. Y una cosa más, si la criptonita es la piedra de Criptón ¿cómo es que los crioptonianos podían vivir en ese planeta si justamente es eso lo que los debilitaba?

Otros tal vez piensen: La creaba Lex Luthor en sus avanzados laboratorios haciendo labor de alquimista. Eso me suena mucho más sustentable, pero surge el problema de ¿cómo consiguió Lex Luthor una muestra de criptonita para de ahí poder copiar la estructura química y poder reproducirla?

Algunos otros piensan: En realidad hay una mina de criptonita en la tierra, Lex la descubre y sólo la toma. Pero si eso así fuera entonces, para comenzar no podría llamarse criptonita, porque no vendría del planeta Criptón, entonces no tendría ningún sentido. Y mucho más improbable aún sería que llegaran desde Criptón una cantidad de piedras tal que se formara una mina completa de este material.

Si alguien conoce una mejor versión de como llegó la criptonita a la tierra y como es que Lex Luthor puede hacerse de grandes cantidades de ella (porque recordemos que siempre tiene piedras de criptonita de gran tamaño para poder combatir a su archienemigo, porque él no tiene poderes) les ruego fervorosamente me expliquen. Pues puede que Superman sea más coherente de lo que yo creo y sea sólo mi ignorancia la que me impulse a pensar lo contrario. Agradecería también que me dijeran en qué número de comic (porque poco me fío de la serie de "villa chica") o capítulo de la serie animada se explica este detalle.

Sin más por el momento, los dejo con la cuestión criptoniana, esperando me puedan ayudar a esclareserla.

viernes, 10 de septiembre de 2010

Golem

-Maestro, ¿de verdad es posible crear a través de la palabra?

-Naturalmente, aunque no precisamente crear, sino invocar los poderes divinos al encontrar la palabra adecuada... por ejemplo, si encuentras la palabra divina que designa al viento, entonces con tan sólo pronunciarla podrás someter a tu voluntad a los cuatro vientos.

El alumno escuchaba con atención para no perder ningún detalle. Estaba seguro que podría lograr algún día encontrar las palabras divinas para someter a la naturaleza. Aquella noche no durmió, se quedó pensando la manera de encontrar las palabras. Número, letras y sílabas era todo lo que sus ambiciosos ojos podían ver.

-Maestro, entiendo que pueda una cosa ser sometida si se le pronuncia en lengua divina. Pero tengo aún otra pregunta. Si encuentro la palabra divina para "mal" o "maldad" ¿entonces El Mal se me someterá y podré erradicarlo del mundo?

-Así es. Podrías erradicarlo o utilizarlo si lograras encontrar semejante palabra. Pero la lengua divina proviene de El Señor, no existe, pues, tal vocablo en lengua divina.

-Pero maestro, si El Señor hiso todo con la palabra, el mal también debió surgir a través de ella, y entonces quien descubriera la palabra podría someter al Mal a su voluntad.

-Mi muy querido discípulo -respondió el maestro,- aparta ese tipo de pensamientos de tu cabeza, porque con ello no haces más que asegurar tu camino a la perdición...

El discípulo guardó silencio, pero meditaba en su corazón todas aquellas cuestiones que lo carcomían por dentro mientras buscaba la Verdad, su verdad.

-Maestro, y si encuentro la palabra "bien", ¿podría someter al Bien a mi voluntad?

-Hijo mío, no necesitas encontrar la palabra para hacer el bien, puedes hacerlo todos los días.

-Maestro -volvió a insistir- ¿y Dios, qué pasa si encuentro la palabra Dios?

El maestro lo vio con ojos de infinita ternura, como un padre contempla a su hijo. Antes de contestar tomó la traducción que juntos estaban haciendo, la cerró, le entregó los apuntes a su discípulo y luego añadió:

-Muchos han intentado encontrar el nombre de Dios, pero no lo han logrado. Quien pueda hacerlo podrá contemplar a Dios en todo su esplendor. Entonces vendrá una era de paz y prosperidad para nuestro pueblo y ya no tendremos que volver a huir jamás.

El muchacho lo miró entusiasmado. Sus ojos birllaban ávidamente, sus manos comenzaron a sudar, guardó silencio un poco rato, luego, ya sin poderse contener, dijo:

-Maestro, yo sé cual es la palabra, yo la he descifrado, yo sé como se dice Dios en lengua divina.

-Hijo, si tú tuvieras semejante respuesta podrías salvar a nuestro pueblo- Le respondió el anciano, como quien quiere alentar a alguien que de antemano sabe que fracasará.

-Durante muchos años, maestro, he estudiado la Cábala, siguiendo sus enseñanzas al punto. Y estoy convencido, descubrí una palabra en lengua divina.

El muchacho se paró derecho, tomo aire varias veces, y de la manera más solemne posible pronunció una palabra imposible de escribir.

De inmediato sintieron estremecer el suelo bajo sus pies, una enorme mole de tierra se acumuló frente a sus ojos, luego fue tomando forma humana poco a poco hasta quedar la bella figura acostada en el piso. Criatura divina, sorprendente de ver, grande, fuerte, hermosa. La criatura se incorporó y miró con terribles ojos a su invocador. Luego se le acercó, de un golpe con su poderosa mano lo derribó y se fue corriendo tan rápido como pudo. Maestro y discípulo quedaron estupefactos. El maestro se aproximó al derribado alumno para ayudarlo a incorporarse.

-Sin duda la secuencia es correcta, no por ello la palabra.

Corrieron en busca de la criatura, finalmente la encontraron sentado en el desierto mirando las estrellas. "Ven" dijo el muchacho, y la criatura manzamente obedeció. "Estoy cansado, quiero agua" dijo el joven, y la criatura buscó agua y se la llevó para que tomara. A partir de ese momento obedecía cada orden que el joven le daba.

-Creo, maestro, que nuestra criatura, pese a nuestra imagen y semejanza, es sumamente inferior a nosotros, pues está subordinado y obligado a la obediencia se su creador.

-Pero no puedo explicarme, hijo mío, por qué te golpeó a penas se había incorporado y trató de escapar.

-Maestro, usted es el maestro, sin embargo permítame presentarle mis conjeturas. Creo que nada más ser creado, fue su única oportunidad de escapar de mis ojos, pero fracasó. Ahora jamás podrá librarse del yugo de la obediencia, el amor y la beneración hacia quien le dio la vida.

-Sólo Dios da la vida, hijo mío...

-¿Y qué haremos con él? Tiene algo de divino, pero no es Dios... no podemos matarlo porque se parece a nosotros, pero tampoco es como nosotros...

-Solo nos queda dejar que viva, y que trate de hacer su vida como mejor le paresca...

lunes, 6 de septiembre de 2010

Wolfgang Lunae Salutem

No entiendo exactamente cómo pueden los sueños ser tú interior, como mencionas al inicio de tu carta, y ser independientes de ti, como desarrollas con detenimiento a lo largo de la exposición. Lo cierto es que, mientras la leía, no pude evitar recordar una leyenda de corte no muy antiguo, que me gustaría relatarte pues, tal vez, te ayude a develar un poco el misterio de tus sueños.

"En alguna ocación un grupo de amigos que viajaban en un vehículo, sufrieron un accidente. Entre los integrantes de este grupo había una pareja de jóvenes enamorados. Luego del accidente, la muchacha despertó desconcertada en su cama. No había sufrido ni un rasguño aparente, pero se sentía adolorida y confundida. Lo primero que hizo fue buscar a su amado. Tristemente, al llegar a su casa se encontró conque él había muerto en el accidente y sólo alcanzó a llegar a su funeral. Ella estaba debastada. Lloró durante varios días y noches sin que nada ni nadie pudieran consolarla. Finalmente, el agotamiento la venció y se quedó profundamente dormida. En sus sueños encontró a su amado, quien luego de llevarla por una maravillosa aventura le decía que todo estaría bien y le pedía que por favor despertara. Al despertar ella se encontraba nuevamente en su cama y debía afrontar la realidad de que él estaba muerto. Ella contó a sus amigos su extraño sueño y les decía que sentía que él en algún lugar seguía vivo, que podía sentirlo, pero ellos le dijeron que todo se debía al gran cariño que le tenía, pero que debía dejarlo ir.

"Sin embargo, cada noche, cuando ella dormía, soñaba con él, cada vez una nueva aventura. Viajes en barco, selvas, maravillosos lagos, animales exóticos. En fin, un sin fin de imágenes que ella vivía a lado de su amado. Pero sus sueños siempre terminaban de la misma manera, él le decía "Todo va a estar bien, pero por favor, debes despertar", entonces ella despertaba en su cama, triste y con una amarga sensación en el alma. Así transcurrían sus días, hasta que una noche pensó en enfrentarse a su sueño, intentar mantenerse conciente lo más posible durante su sueño. Aquella noche él se apareció descendiendo del cielo en una nube. Ella le dijo "¿Qué quieres? ¿Por qué me atormentas de esta manera? No es que me moleste verte en sueños, pero despertar es tan horrible que yo preferiría dormir para siempre para poder estar contigo". Él le respondió "No, yo estoy bien, estoy vivo, debes buscarme, mira, te diré un secreto, algo que sea real, algo que sólo yo sé y que tú podrás comprobar y te ayudará a buscarme. Antes del accidente yo había escrito una carta para ti, pero no te la entregué, está incompleta, la encontrarás en un cajón de mi escritorio, pero por favor, debes despertar ahora".

"La muchacha muy entusiasmada fue a la casa de su amado, buscó la carta en su escritorio y, efectivamente, ahí estaba la hoja de papel, con algunas palabras escrita, sin terminar. Ella contó a sus amigos lo que había vivido, pero ellos siempre le respondían que no guardara muchas esperanzas, que había grandes posibilidades de que en algún momento él le hubiera mencionado la existencia de la carta y que ahora ella lo recordaba en sus sueños. Pero ella no se dio por vencida, esperaba la noche para poder dormir y hablar con su amado. En su siguiente sueño ambos viajaron en un carruaje hacia el polo norte. Ella sentía mucho frío y él se quitó su abrigo, le dio un beso y le dijo: "por favor, debes despertar". Al despertar, se encontraba en su cama, pero esta vez algo fue diferente, el abrigo que él le había dado en su sueño cubría su espalda. El hecho la atemorizó, pero le daba una esperanza, debía buscarlo, debía encontrarlo. Nuevamente contó a sus amigos y les mostró el abrigo. Ellos le decían que ese abrigo era el que él llevaba el día del accidente, que muy probablemente se lo había quedado ella y que se lo había puesto inconcientemente antes de dormir.

"Pasaron muchos suceso extraños en su vida, pero no podía encontrar la respuesta. Y cada noche, sin excepción alguna, él la visitaba en sueños y le daba alguna pista, pero siempre le pedía que despertara. Entonces ella intentó hacer algo más, aunque sentía que ya se estaba volviendo loca. Mientras soñaba con él se sentía muy agusto, así que a la noche siguiente cuando él le pidió que despertara, ella le dijo: "No, esta vez no voy a despertar, necesito que me ayudes, que me digas donde estás, todos creen que estoy loca y yo misma siento que estoy enloqueciendo, así que por favor, no me obligues a despertar, no esta vez". Pero él le dijo: "Debes despertar, debes hacerlo ahora, por favor, debes despertar". Ella gritaba que no con todas sus fuerzas mientras el sueño se iba desvaneciendo y despertó, con toda la frente perlada de sudor, en su cama. Las noches siguientes ella trataba de mantenerse dormida, mientras él le insitía cada vez con mayor insistencia que despertara.

"Finalmente, una noche él se presentó en su sueño. Con una mirada triste y con lágrimas en los ojos le dijo: "Mi tiempo casi se ha terminado". Ella no entendía sus palabras. Ese fue el sueño más maravilloso que había tenido. Caminaron bajo una noche con el cielo estrellado. Al ver estrellas fugaces pidieron deseos. Se bañaron en un lago de agua azul, cristalina y luminosa. Al final se encontraron en la cima de una montaña, mirando como lentamente amanecía. El le dijo: "Yo tal vez ya no regrese..." ella lo interrumpió "pero ¿por qué? ¿Qué pasa? ¿Dónde puedo encontrarte? Por favor, no me abandones..." sin embargo él le dijo: "Mi tiempo se ha acabado, yo me tengo que ir, sólo quisiera que me hicieras un último favor: Despierta." Y así el sueño se fue desvaneciendo poco a poco. Aquella vez ella tardó muchisimo más en despertar, se aferraba con todas sus fuerzas a su sueño, pero poco a poco se fue acabando y no le quedó más remedio que abrir los ojos.

"Esa vez despertó en la cama de un hospital. Una enfermera la miraba estupefacta. "Por fin despertaste", le dijo. Ella creyó que se había vuelto loca y que estaba en un psiquiátrico. Le dijo a la enfermera: "Yo no estoy loca, no debo estar aqui". La enfermera le dijo: "No, no estás loca..." y se dedicó a narrarle lo que había sucedido: Ella, luego del accidente había permanecido en coma más de un año. Su amado iba todos los días a verla, le contaba historias, le leía libros, le decía cosas que sólo él sabía; los doctores creían que era eso justamente lo que había mantenido vivo su cerebro durante tanto tiempo, pero que no parecía haber ninguna mejora. También le contó que su amado tenía anemia, que luego del accidente perdió mucha sangre, lo que hizo que su enfermedad evolucionara a leusemia, y que cada día que iba se veía más débil y demacrado y que finalmente, había muerto la noche anterior, no sin antes ir a despedirse de ella y pedirle, como todas las noches, que por favor despertara"

Me parece, mi estimada amiga, que mucho me he extendido en mi narración, sin embargo consideraba importante no omitir ningún detalle. Espero que sea de utilidad para tu cacería de sueños.

miércoles, 1 de septiembre de 2010

Vicente Nario

Ha llamado mucho mi atención el hecho de que apartir del mes de enero todo se ha ido transformando lentamente en bicentenario. Está el "circuito bicentenario", todas las autospistas son "2010", las películas bicentenarias... en fin, ¿para qué enumerar una lista que de antemano todos ya conocen?

Más impresionante para mí fue ver en la televisión la publicidad del "refresco para celebrar el bicentenario". Ciertamente el festejo que proponen nada tiene que ver con alguna fiesta patria, más bien parece la excusa perfecta para no ir a trabajar y embriagarse. Nada veo de malo en ingerir alcohol desmedidamente, lo que sí se me hace tonto es necesitar una excusa para ello.

Pero lo más indignante, y que es objeto de esta epistula no son todas estas cosas que el mismo estado patrocina, sino lo que se vive a diario, entre la gente común, la gente del subsuelo. Claro, me refiero al sistema de transporte colectivo. Ya que ha comenzado a circular entre tan finisimos vendedores el "disco Vicente Nario" para celebrar este 15 de septiembre. Contiene, como no podía faltar, lo mejor de las bandas con los temas más actuales del narcotráfico; música electrónica "pa' bailar", llegada directamente de los "Iunaites" (muy mexicana, por cierto); "lo nuevo y lo mejor" del pacito duranguece; en fin, toda una avalancha de exitos, en un formato mp3 para aglutinar el mayor número de canciones posibles en alta calidad de audio, total y completamente pirata.

Me parece en verdad alarmante, no sólo por las implicaciones negativas que ya de por sí tiene la piratería, sino porque además (este aglomerado de conjunciones es a propósito, para que el asunto paresca de mayor gravedad) me fue posible darme cuenta que la mayoría de la gente no tiene idea de qué está festejando. Sí, claro, el bicentenario de la independencia, pero nadie sabe de qué se trata en realidad y todos lo ven como la fiesta en la que todo México se detiene, uno no debe ir a trabajar y se tiene el día libre.

Me causa gran pesar en el corazón vivir en un país en el que la historia es historia. En el que no falta quien crea que se está celebrando a un tal Vicente y que piense que es pariente de Fox. En el que la gran mayoría piensa que "con un refresco se pasa una buena fiesta, porque los mexicanos sabemos festejar". Se me quedó grabada en la cabeza la publicidad de dicho anuncio: "hemos esperado doscientos años para esta fiesta"... claro, pero luego de doscientos años de espera, ya poca gente sabe qué se está festejando y pocas personas toman conciencia de ello.

Me despido con un cordial saludo, caros amigos que lean este intento por desahogar mis penas, y por comenzar un experimento que tal vez sea muy probechoso para quienes deseen continuar con ello.

Con cariño, Wolfgang (Todos saben como me llamo, así que no critiquen el hecho de que no quiero que sea público mi nombre).

viernes, 27 de agosto de 2010

Del amor al odio

"Y por amor al hombre soportó hasta la muerte y ¡una muerte de cruz!, por eso Dios lo ha glorificado, y le otorgó el nombre que está sobre todo nombre"...

Mas el crucificado volvió de entre los muertos, y algún día regresará para juzgar a todos. Entonces algunos le dirán: "Maestro, no me recuerdas" pero él, con una sonrisa dibujada en su rostro, con sangre aún brotando de sus manos y su costado, y con un radiante brillo en sus ojos contestará: "yo te aseguro que no te conosco". Luego los echará a las tinieblas, donde será el llanto y la desesperación. Sin embargo, a los elegidos les dirá "acerquense benditos de mi padre" y su sed de justicia será saciada, verán el espectáculo del juicio final, el espectáculo que estaba preparado para ellos, esas personas que se despreciaron a sí mismas y a las cosas de la tierra, porque tenían la esperanza en Dios. Finalmente su esfuerzo se verá recompensado.

Ese singular pueblo de singulares ideas logró difundir su ideología al rededor de todo el mundo, dice Nietzsche, mirando recelosamente, esperando el momento de atacar, el momento de consumar su venganza, tergiversando los valores, poniendo de cabeza el orden social, despreciando a todo aquel que no pensara como ellos. "Amemos a nuestros prójimos" dictaba su sentencia. Pero el prójimo sólo es aquel que se somete a las leyes de su dios. "Quien quiera ser el primero, comience por servir a los demás". Sufrir una vida vale la pena por salvar el alma, por obtener vida eterna... "Amemos también a nuestros enemigos", claro siempre y cuando nuestros enemigos crean en el mismo Dios que nosotros, de lo contrario...

La humanidad pocas veces ha visto un odio tan encarnizado hacia otro ser de su propia especie. Sólo aquellos que castigan "en nombre de Dios" han tenido tanta falta de escrupulos al torturar a sus enemigos para hacerlos confesar. Pero todo fue por amor, pues más valía que su cuerpo sufriera tormentos, a que su alma los sufriera eternamente. Te torturo porque te amo. Ese amor que surge del resentimiento, ese amor que se satisface en el sufrimiento.

¿A donde podrá escapar la humanidad? El dia del juicio llegará para todos, "estén preparados porque no saben el día ni la hora". La lucha del bien contra el mal: Tú, sí tú, ¿perteneces al grupo de los elegidos?

Disculpe usted, señor evangelista, pero es que no alcanzo a comprender como puedo amar a su dios. Es un dios vengativo y totalitarista. Es un dios celoso e intolerante. Es un dios que necesita morir para dar vida. Y todos ustedes no son más que unos lambiscones que matan por amor, por ese mismo amor crucificaron a su dios. Por ese amor sienten ser buenos y tachan de malvados a aquellos que no pensamos como ustedes. Pero el amor no puede venir del resentimiento. No comprendo que de agradable tiene el dia de juicio, cuando serán torturados todos aquellos que no "amaban" y ustedes, quiense sí lo hacía, sentirán regocijo. Al menos eso dice Tomas.

"El hombre superior debe superarse a sí mismo". Pero el "Hombre Superior" no puede vivir rodeado de tanto odio disfrazado de amor, pues eso le desgarra el corazón. El "Hombre Superior" tampoco puede aferrarse al pasado, al glorioso pasado donde había hombres nobles, a la época clásica, donde uno no amaba a sus enemigos, ni los odiaba tampoco. Aquella época donde no existía el bien o el mal, sólo lo bueno y lo malo, que no es lo mismo. Mas esa sociedad también cayó, esa sociedad no era suficientemente fuerte para poder absorber en sí tanto odio disfrazado, y terminó también por odiar, por amar, y por amor comenzó a tolerar, a soportar, a sufrir.

El "Superhombre" no ha de vivir en este mundo. ¿Qué le puede importar la lucha eterna del bien y el mal? Él sabe de desprecio y de fuerza. Él, el eterno despreciador, ¿qué sabe el "Hombre Superior" de amor o de odio al prójimo? ¿Qué sabe de voluntad y de naturaleza? ¿Qué sabe de Dios? No sabe admirar, no sabe respetar. Sabe despreciar y sabe vivir.

Él desprecia la vida y la eternidad. El "Superhombre" sabe de la muerte, la conoce y la aprecia. Él se ama y se tiene en suficiente estima para abandonar la vida. No respeta la vida, porque conoce cual será su fin. No tiene vínculos o familia. Es un ser solitario... ¿Qué sabe de cadenas o esclavos? ¿Qué sabe de obediencia y sufrimiento? ¿Qué sabe de autosacrifico quin sólo se tiene a sí mismo? Aún falta mucho para la su llegada.

O tal vez tristemente se extinga la última chispa y Dios regrese para juzgar a vivos y muertos...

jueves, 26 de agosto de 2010

Desde lo más profundo

Es un sentimiento extraño. Estar parado en la cima y ver el amplio horizonte y... sentirte tan vacío. Una adicción que te mata lenta y dolorosamente, pero sabes que no puedes dejarla, porque también te mata el no tenerla.

Es el grito que desgarra tu garganta, aquel que nadie escucha, aquel que se pierde en la nada. Son las palabras que no llegan a los oidos, se las lleva el viento y mueren.

Es el mirar al vacío, es mirar al amor como un fantasma, está ahí, frente a ti, y no puedes tomarlo. El fantasma que te acosa, te sigue, te encuentra, no hay escapatoria, no hay... no hay siquiera palabras. Es el silencio selpulcral que antecede a la muerte.

miércoles, 25 de agosto de 2010

Cierta tarde

-¿Qué estás haciendo aquí?- Pregunté intrigado al mirarla sentada en mi cama, leyendo un libro, tan despreocupada de la vida.

-Si quieres me voy- dijo en un tono algo sarcástico.

-No, no es eso. Es una grata sorpresa, sólo que no esperaba verte aqui, de hecho no imaginé verte.

-Estaba de paso, y quise venir. ¿Nos vamos?

-Claro.

La tomé de la mano y salimos de la habitación. Fuera nos cercaban un sin fin de edificios de todos tamaños. Caminamos durante largo rato mientras conversabamos de temas variados: la escuela, el trabajo, la vida, los planes.

De pronto se detuvo y me dio un fuerte abrazo. Yo la besé. Luego un profundo silencio nos invadió a ambos. Finalmente seguimos caminando hasta llegar a la cima de un monte. Ella apretó mi mano fuertemente. Luego me volvió a abrazar, como un niño temeroso abraza a su madre. Yo miraba hacia el horizonte. Una pareja pasó sobre nosotros, caminando en el aire con graciosos movimientos.

-¿Crees que algún día podamos caminar en el cielo?- Le pregunté.

Ella se encogió de hombros. "Tal vez", dijo en un susurro, luego se quedó pensando y me besó. "Es posible que caigamos" agregó "pero la muerte sería instantanea porque alcanzaríamos una gran altura, y no tendríamos tiempo de arrepentirnos". Yo sonreí, ella me devolvió la sonrisa, esa sonrisa mágica, tan llena de vida, tan misteriosa. Al ver aquella manera de sonreir mi corazón no pudo más que hincharse de alegría.

Volví a tomar su mano y seguimos caminando.

viernes, 13 de agosto de 2010

Sobre las personas que ceden el asiento

La ciudad de México es bastante caótica, desde cualquier punto de vista; las redes de transporte de la ciudad no son la excepción. La vida es ya bastánte difícil, como para todavía enfrentarnos a un sistema de transporte que tiene asientos reservados para personas que por su condición necesitan un lugar para sentarse al viajar, pero que la gente no lo respeta.

Así que generalmente va la señora embarazada o el anciano parados junto a un asiento reservado para ellos, ocupado por algún gañán que se hace el dormido para no levantarse.

Pero de todas estas personas, a las que más odio es a aquellas que sí ceden su asiento en las siguentes circunstancia: Van sentados en un lugar reservado. Llega una persona que amerita el lugar. El gañán lo mira y hace como si nada pasara. Luego, cuando está a punto de bajarse, amablemente llama a quien necesita el asiento y le dice "siéntese aquí, por favor". Y felizmente se baja del transporte creyendo que ha realizado su buena obra del día. El imbécil no tiene ningún mérito, puesto que él ya se iba a bajar, no está haciendo ningún favor, pero eso sí, su cara se nota ávida de gratitud.

Lo peor de todo es que la persona que por fin se puede sentar le agradece, como si de verdad le estuviera haciendo un favor: En primera, el idiota iba en un lugar reservado y era su obligación levantarse, en segunda está exigiendo gratitud por algo que era su obligación y que además no hizo. Así que la persona que sí requería del lugar, en lugar de agradécerle debería escupirle la cara.

Pero bueno, esto es México, celebremos el Bicentenario.

martes, 3 de agosto de 2010

A media Noche

El tiempo transcurre, yo escucho canciones de hace más de diez años. Miro mis ojos en un espejo y me parece claro que el paso del tiempo ha dejado profundas huellas. La noche es silenciosa, algún grillo canta, o algún gallo se escucha a lo lejos. Es una noche oscura y sin estrellas, no hay luna, ni nubes, simplemente un cielo negro cobija el orbe, mi orbe.

A veces la vieja herida sangra, aunque ya no hace daño, la sangre que de ella fluye no es suficiente para invocar a los antiguos espíritus de la Noche. Así estoy aquí, a media Noche, a veces queriendo que se extinga, otras veces deseando que perdure, pero todo es inútil, siempre inútil. Al final siempre amanece, al final la noche siempre regresa.

Otro minuto, otra canción, otro grillo u otro gallo. Es hora de despertar, cierto, despertar a veces es útil, pero hay que volver a soñar tarde o temprano. Otra vez y otra vez y otra vez y otra vez...

La Noche se va, la Noche vuelve, pero siempre se lleva consigo algo de felicidad y deja un poco de melancolía. Más al volver ¿Dejará tras de sí algo de felicidad?

jueves, 22 de julio de 2010

Bajo la lluvia

Había llovido toda la tarde, no había parado ni un minuto. En algunos intervalos la lluvia parecía menos densa, pero luego volvía con su anterior intensidad. Yo andube un rato entre las calles desiertas, caminaba a buen paso, pero sin prisa. Finalmente me detuve bajo un quisco en medio de una pequeña plaza. Mi cabello escurría por mi rostro mi gabardina estaba empapada. Me quité los cabellos de los ojos y entonces la vi, estaba parada de espaldas a mí, mirando como caía la lluvia en la plaza. Parecía una estatua, inmovil, eterna, perfecta. Una ráfaga de aire gélido la obligó a voltear la cabeza hacia donde yo me encontraba. Entonces me miró.

Mi cuerpo mojado se estremeció al sentir el aire golpear directamente, mas mi espíritu inamovible se estremeció al encontrarse mis ojos con los suyos. Ella sonrió tímidamente, luego se acercó a mí y dijo con una voz apenas audible "estás mojado". Yo sonreí también, pero no le devolvía la sonrisa, fue más bien el reflejo escuchar la obviedad de su frase. No dije nada, pero la miré fijamente. Pensé que mi mirada tal vez le resultaría incómoda, pero no podía evitarlo, era como contemplar una pintura, ella estaba frente a mí, mis ojos la enfocaban claramente, detrás sólo la lluvia algo diseminada por el efecto óptico. Ella sostuvo mi mirada un momento, luego desvió la vista y dijo como para sí misma "llueve". Yo volví a sonreir. Quise decir algo, pero nada salió de mi boca, quería acariciar su mano, quería abrazarla. Ya no era una niña, como el día que la conocí. Y ahí una extraña paz invadía mi ser, mientras mi cuerpo tiritaba por el frío.

"No ha dejado de llover en toda la tarde" Dijo, "no me he podido mover de aqui, no quiero mojarme" Yo sonreí. Ella se acercó un poco más, sacudió mi cabello, y añadió "deberías quitarte la gabardina, está escurriendo". Entonces yo levanté una mano, acaricié su mejilla, luego tomé una de sus manos entre las mías, la bese, hice una profunda reverencia, di vuelta y caminé nuevamente bajo la lluvia...

viernes, 16 de julio de 2010

De sueños y realidades

A menudo nos encontramos con el fenómeno de la paramnesia, mejor conocido como déjà vu. Ese sentimiento de estar viviendo algo que ya habíamos vivido en el pasado. Nuestro presente es tan efímero que no podemos más que recordarlo en el pasado. Inútil es tratar de esforzarnos por recordar nuestro presente, por tratar de aislar aunque sea una mínima parte de él. Toda nuestra vida trascurre en el pasado, el presente es sólo ese punto intermedio entre la vida y la muerte. Una vez que la vida se extingue, el presente se va junto con ella y nos volvemos completamente pasado.

Nuestra realidad está vinculada forzosamente a nuestros sentidos. El mundo no es más de lo que nosotros conocemos de él. Cada individuo crea su mundo de acuerdo a su experiencia, y mi mundo no puede ser el mismo que el mundo de alguien más, por muy cercanos que seamos. La cercanía entre las personas ayuda a crear mundos semejantes, incluso equivalentes, pero no iguales. Todo tiene que ver con la experiencia física de quien crea su mundo. A través de la ciencia se ha intentado regular la experiencia del mundo, pero aún así no se puede lograr que los individuos perciban el mundo material de la misma manera, lograrlo sería terminar con la individualidad.

La realidad corresponde a nuestra experiencia. ¿Cómo separar entonces el sueño de la realidad? Los sueños también corresponden de alguna manera a nuestra experiencia. Un sueño puede experimentarse de manera tan vivida como la propia realidad. En verdad la línea que divide la realidad del sueño es muy delgada y prácticamente imperceptible. El sueño tiene su lógica, sus leyes, sus limitantes al igual que la realidad.

Al final realidad y sueño pueden más que ser uno y la misma cosa ¿Quién podría decir que no? Al despertar del sueño no conservamos de él más que el recuerdo de lo que fue, a veces un recuerdo claro, otras veces un recuerdo borroso, pero finalmente es un recuerdo, el sueño es parte del pasado, al igual que la realidad. De la realidad conservamos sólo recuerdos. A medida que nos alejamos en el tiempo la realidad y los sueños se funden de manera tal que podemos tener un recuerdo de la infancia sin saber exactamente si nuestro recuerdo fue un sueño o una realidad.

Puedo concluir que son la misma cosa. Nuestra experiencia no puede ser presente, siempre es pasado. La realidad y los sueños son sólo recuerdos. La delgada línea que está entre el dormir y el despertar no es siempre clara ¿Qué si las cosas son al revés? ¿Quién puede afirmarnos con certeza que lo que sentimos como realidad no es un sueño y lo que sentimos como sueño no es la realidad? Finalmente todo tenemos que analizarlo de manera retrospectiva, pues nuestro presente va quedando atrás.

miércoles, 14 de julio de 2010

Las enseñanzas de mis Sensei

Hoy, luego de una clase relativamente sencilla para el cuerpo, pero muy enriquecedora para el espíritu, mi Sensei Ulises terminó diciendo: "si algún día se sienten perdidos, cuando sientan que el camino por el que van es ya muy estrecho, entonces den marcha atrás, y vuelvan a sus raices... generalmente sus raíces están en la familia, y sí sus problemas están en la familia, entonces tal vez deban ir más artás"...

Volver a mis raices, eso es lo que necesito. Y sí, para mí el Karate es parte de mi familia. Sin él estoy perdido. Ahora mismo, con él estoy perdido. Pero al menos arroja esa luz necesaria para saber que el camino no es el más adecuado y debo volver. Las palabras de mi Sensei me hicieron recordar sus enseñanzas, aquellas palabras que me ha dicho y que se han quedado anidadas en mi mente y en mi corazón:

"Eduardo, un cinta negra debe estar preparado para todo" Y vaya, al principio me sonaban tan distantes sus palabras, pero esas palabras fueron las que alguna vez me sacaron de la depresión. A veces pierdo mi ecuanimidad, muchas otras veces no puedo perderla, porque no la tengo. Pero cuando logro recordar esas palabras, al menos siento tranqulidad al esperar lo que venga.

"Un cinta negra debe tener un espíritu apacible, que cuando otra persona los conosca diga 'no sé por qué, pero me siento agusto estando contigo', así deben ser, no sean engreidos, no menosprecien a las personas, recuerden que todos, absolutamente todos tienen algo que enseñarles, aprendan de todas las personas que les rodean" Mi escepticismo una vez más me llevó a pensar que era demaciado. Y ahí creo que he fallado un poco en la primera parte, no siempre logro que mi espiritu sea tan apacible como yo quisiera, pero al menos he logrado entender que siempre hay algo que aprender, como dice el proverbio: "cuando todo esté perdido, no pierdas la lección" (y hasta eso a veces se me olvida)

"Respeten la naturaleza, sólo así podrán entender que están vivos y lo que significa estarlo" Hasta esa araña venenosa que tanto miedo me da, debo respetarla. Hago mi más grande esfuerzo, Sensei, una vez lloré amargamente al ver como mataban una vibora con una pala. Me sentí tan impotente, y entendí sus palabras, sólo así entendí que estoy vivo y lo que significa estarlo, y entendí que la muerte puede llegar en cualquier momento, para mí o para mi entorno.

"El miedo no es malo, lo malo es dejarse dominar por él" Mi querido Sensei, a veces siento miedo, y a veces no puedo controlarlo. "Cuándo el cuerpo ya no puede, debe mantenerte en pie la mente, cuando tu mente ya no puede más, entonces sólo tu espíritu te sacará adelante"

Y aquellas palabras que grabó en una tabla que sobrevivió luego de mi examen: "Recuerda: Un cinta negra debe ser como un roble, tan grande y fuerte como su mente y cuerpo, y de follaje tan frondoso y acogedor como su espíritu. Te quiere tu maestro y amigo Ulises Bautista". Todavía, cuando las leo, me estremesco de los pies a la cabeza y pienso "qué gran responsabilidad, ¿de verdad puedo con ella?"

Y como olvidarme de aquellas palabras "debes buscar siempre lo mejor", las palabras de mi otro Sensei, quien estuvo a lo largo del camino, con sus altas y sus bajas: "si te pegan, es tu culpa" o "no puedes permitirte el más mínimo error". Más duras aún "Sé que ahora te sientes mal, sé que te duele, sé que tienes roto el corazón, pero ahora debes tomar todos los pedacitos y pegarlos, porque hay personas que te necesitan, y no te puedes dejar caer".

Tantas noches que pasó a mi lado, escuchando lo que yo tenía que decir. La verdad me enorgullece decir que es una de las pocas personas que han visto rodar lágrimas de mis ojos. Mi Sensei, mi mejor amigo, quien a veces me regaña, a veces me aconseja, a veces me golpea, pero siempre está ahí...

Tampoco olvidaré las palabras escritas igualmente en esa tabla: "Eduardo, aquí no acaba, en realidad comienza el camino que inició con el paso de llevarte al Dojo, hoy comienza el camino de verdad, todo lo anterior sólo te dio la llave, ahora, con la puerta abierta, hay que caminar, me causa gran alegría porque te vi formarte desde el principio hasta hoy ... Atte. Miguel Beltrán"

A mis Sensei quiero decirles: "Muchas gracias, los quiero. Es hora de continuar, con nuestras altas y bajas, son parte de mi familia, mis amigos, mis hermanos y como dijo el Sensei Miguel alguna vez 'el Sensei que te formó será siempre tu Sensei, no importa si te vuelves más fuerte, más rápido, más técnico que él, siempre será tu Sensei y debes respetarlo y honrarlo como tal' y sí, alguna vez escuché a mi Senseí Ulises decir 'en México no existe una cultura del honor, como existe en Japón' y es cierto, pero con estas palabras quiero rendir homenaje a mis Sensei, mis maestros que me han ayudado a sacar lo mejor de mí"

Muchas gracias a ambos "arigato". Y muchas gracias a toda esa gran familia, muchas gracias a mis compañeros, a Isaias, que se ocupó de mi entrenamiento en la recta final, a Adalberto, a Cesar, a Edgar, a Giovanni (espero haberlo escrito bien), a Mario, que me ayudaron siempre. Y muchas gracias a mis compañeros Paulina y Benjamín que me vieron (y los vi) sudar y sangrar, y especialmente a Gerino, porque caminamos juntos, sufrimos juntos, lloramos juntos, reímos juntos. A todos, muchas, muchas gracias... Me siento de verdad orgulloso de pertenecer a esa familia. Y me siento orgulloso de compartir con ustedes el camino de la mano vacía.

Domo arigato

miércoles, 30 de junio de 2010

De vuelta al viejo Dojo

Había llegado la hora. Me acerco a mi guardarropa, extraigo de él mi viejo uniforme, está limpio, lleva ya algún tiempo guardado, aún conserva el aroma a limpio, ¡cúanto tiempo ha pasado desde la última vez que ese uniforme cubrió mi cuerpo! Extraigo con cierta solemnidad la cinta, aquella vieja cinta que casi ha perdido su color, sé que tengo otro par, una nueva, la otra con un mínimo uso. Pero mi cinta tiene un gran valor, fue un regalo de mi mejor amigo y maestro. Me la entregó el día de su graduación a segundo Dan, la puso en mis manos y me dio un fuerte abrazo. Creo que esa cinta me recuerda el gran cariño que le tengo, y que él me tiene a mí, y por eso la valoro tanto.

Guardo mi uniforme en la mochila, doblado y cuidadosamente dispuesto para evitar que se arrugue. No lo plancho, sólo lo acomodo así, como lo saqué del guardarropa. Tomo mi mochila y salgo de casa. De camino me siento algo extraño. Estoy algo nervioso, debo admitirlo, no sé exactamente por qué. Me causa cierta intranquilidad saber que veré a mi maestro, saber que algo me dirá. Tal vez un reproche, tal vez una bienvenida, no lo sé, eso no me deja estar. Además el dolor en mis rodillas que no sé si me dará libertad de movimiento. Aún así condusco con cierta velocidad, pero sin prisa.

Al llegar bajo tranquilamente de mi automovil. Me acerco a la puerta, veo que todo está justo como lo recordaba. Entro, saludo y comienzo a subir las escaleras. Las primeras caras conocidas me sonríen al verme. Al llegar arriba veo a mi antigua compañera dando clases a los nuevos pupílos. Le pido permiso para entrar a su clase, ella acepta, pero me advierte que más tarde llegará nuestro maestro, el sensei, y dará una clase. Voy al vestidor, me pongo mi uniforme, saco la cinta con solemnidad y orgullo y la amarro en mi cintura. Siempre hay una especie de rito, hago el nudo con sumo cuidado, al revisar que ambas puntas de la cinta estén parejas sé que algo ha cambiado en mí. Me acerco a la orilla del Dojo y pido permiso para entrar.

Mis pies descalzos entran en contacto con la madera. ¡Qué sensación! La maestra, mi compañera, me pregunta si entrenaré o si esperaré. Sólo quiero probar mis rodillas, haré el calentamiento. A los pocos minutos el sudor perlea mi frente. Me duele la espalda, las piernas, los brazos. Siento como mis huesos truenan al producirse el movimiento. Al terminar el calentamiento me pesan las piernas, parece que no las podré mover, pero la clase ha comenzado. "Haz sólo lo que quieras" me dice mi compañera. Yo sigo su clase unos veinte minútos. No puedo más, pero sigo adelante. Esucho la puerta abriéndose, ha llegado el sensei.

Me mira con cierta admiración. Saluda con una sonrisa. Luego se va a cambiar. Entra portando su uniforme. Mi clase ha terminado por un momento. Puedo respirar, puedo platicar con mi compañero y maestro que acaba de llegar. Termina la clase que había iniciado mi compañera y concluido el sensei, ha llegado la hora. A la voz de "alineados" las tres personas que permanecemos ahí nos formamos, entonces llega el saludo.

Ya no hay tiempo ni espacio. Estoy yo y mi cuerpo ya cansado, absorbiendo energía de dónde puede: de mi interior, de mis compañeros, de mi sensei, del Dojo, de las personas que miran desde fuera. Y luego, la despedida. "Gracias, profesor". Un saludo profundo a mis compañeros, al espacio. Y nuevamente al vestidor. Mi cuerpo está renovado, siento el cansancio en todos mis músculos, pero no me pesa, me siento tranquilo, mi espíritu está en paz. Me siento de buen humor, puedo sonreír.

Cuánta falta me hacía. Entonces no puedo dejar de recordar las palabras que mi amigo y maestro me dijo hace ya más cinco años: "Puedes alejarte del Karate, pero siempre volverás a él, puede que a veces te de mucho gusto, otras veces flojera, otras veces hastío, otras veces miedo, pero te llamará cuando tú lo necesites" Y al sentirme tan satisfecho, recuerdo entonces las palabras de mi sensei: "El Karate no debe quedarse en el Dojo"

Entonces cierro mi puño, mi mano vacía y pienso "quiero aprehender Karate"...

martes, 29 de junio de 2010

Al final del tunel





Siempre he querido hacer una buena toma de la luna rodeada de nubes. Como de una postal. Creo que necesito un tripie, y cambiar al fotógrafo. Esto es lo que logré luego de imporvisar un tripie con unas escaleras de tijera, algunas credenciales, un cuaderno y dos libros, (entre ellos "Las penas del joven Werther" de mi amado Goethe). Espero sean de su agrado y que valgan la pena los piquetes de mosquito que conseguí por tratar de tomar fotos desde mi jardín a media noche.

Sé que no es lo que quería lograr, pero quizá algún día... o mejor dicho, una noche.

Red Moon

I can see the red moon in the top of the sky
In that night, when the light in the water
Looks like the blood of the sea,
A new hope for an eternal creature
A new wish for an old and tired vampire
Who emerges from the deepest oceans
Just to see the light, just to keep it within
The one who wants to die
But must live, until the end of the time
And maybe within a dream.

I would like to sleep this red night
And dream with the end of the world
And, when I awake, see you by my side
Holding me so hard that I could feel your heart
Then, weak, I’ll die in your arms
Tired of the war, tired of this life
Pleased because I could see that light in your eyes
Just one more time, then the eternal darkness
And you until the end of time

After this holy night I’ll see my world in your eyes
I pray to you, my goddess, I’ll claim your name
In the woods, between the trees, in the clean water
Of a cold lake, where your image will burn my loneliness
Your red light, my eternal moon, inflames my soul
And let me vanish until the end of the world.

You have broken the darkness in my soul
Life and death have gone with you
That’s just me; I’m at your service
Inflame me with the fire of the (sad) forgotten ghost
You were here before the storm,
Despite I couldn’t see you, I felt you
Now you are the rain, voice of the wind
Oh, sweet child, as trees in the forest
I will listen to you ever after.

La tumba a mitad del camino

Al llegar el amanecer los amigos de un vampiro
lloraban amargas lágrimas de sangre.
Llevaban su cuerpo desmembrado por los demonios
y calcinado por el sol dentro de un féretro de plata.
-Ay de ti, Apocalipsis- se lamentaban
-¿qué será de tu camino, de aquella senda que, sin ti,
hoy se ve tan desolada?-

Al apuntar el medio día, teniendo el sol pleno
sobre sus cabezas, aquellos seres inmortales
colocaron el féretro bajo tierra, lo cubrieron
con tierra negra y frescas y puras lágrimas.

Entonces, ante el asombro de todos, comenzaron a brotar
rosas negras sobre la tumba de Apocalipsis.
Un sentimiento extraño invadió a todos los presentes
como una vana alegría, cubierta
con una capa de melancolía y un dejo de nostalgia.
Sorprendidos, guardaban silencio, mientras meditaban
aquel presagio en sus corazones.

Finalmente una de entre ellos, la más vieja, habló asi:
-Tal parece, amigos míos, que contemplamos los restos
de aquella alma inmortal que un día creó un camino
único e irrepetible y hoy sólo deja en su camino
la huella de su último paso tambaleante y
con hermosas rosas perfumadas quiso manifestar
la gloria de su última caida, para que todo mortal
que de lejos admire su senda imposible de andar
diga con lástima y pesar en el corazón:
"ahí murió Apocalipsis!-

Y tras estas palabras todos se undieron
en el más profundo silencio, mirando la tumba
llena de rosas .

Apareció entre ellos un hombre
con cierta belleza divina, ellos no le reconocieron,
él al verlos a todos cabizbajos
de esta guisa les habló:
-¿qué hacen ahí, insensatos,
llorando la muerte de un inmortal? ¿por qué
son tan necios y de corazón tan cerrado?
¿para qué están aqui, inmoviles, esperando un milagro?
¿cómo es que teniendoojos no ven más allá
de su tristeza y malinterpretan la revelación?
Díganme, ustedes que aman a Apocalipsis,
¿para qué querría él marcar su caida,
si no para dar gloria al lugar
de donde, triunfante, se ha levantado?
¿para qué marcar el final de una era
si no para demostrar el comienzo de otra mejor?
¡qué pena me dan, pues creen que Apocalipsis
ha muerto en vano!-

Aquellas palabras contrariaron a los presentes
y un nuevo sentimiento se anidó en sus corazones,
entonces, a plena luz del día, ellos abrieron
sus ojos y contemplaron al recien llegado
en todo su esplendor.
Se llenaron de alegría y la más bella,
invadida por una inspiración divina, dijo:
-el camino es Apocalipsis
y Apocalipsis es el camino-

Diciendo esto tendió la mano al forastero
y lo estrechó en un fuerte abrazo,
todos lo había reconocido...

sábado, 26 de junio de 2010

A monster rising

Have you ever felt a rage growing in your heart just because...? Have you ever felt the hate running trough your veins and driving you mad?

My Wolf has already awoken and it wants revenge... It's time to hunt, it's time to kill, I want flesh, I want to see the pain in a pair of innocent eyes. A scream is just like a beautiful symphony, tears are like wonderful diamonds.

Could I come back? Could I give a huge again? Could I say words of comfort?

Have you ever seen yourselves into a mirror and get scary of what you saw?

De Nada

Al principio Nada existía. Nada prevalecía en la oscuridad y el silencio y dormía en perfecta armonía consigo misma. Nada tuvo un sueño que la despertó. Al despertar se contó su sueño e hizo una canción que se lo recordara. Nada desgarró el silencio, que era parte de ella, y de su canto surgieron diminutos puntos luminosos que se esparcieron por toda ella. Nada desgarró la oscuridad con una pequeña luz azul producida por su canto. Y vio lo que había hecho y se retractó a la oscuridad y al silencio, dejando a su canto y a su luz subsistir por sí mismos.

Los pequeños astros luminosos habían nacido del canto de Nada, y quisieron, en agradecimiento, ofrendar su luz azul a Nada, y bailaron en armonía con el canto, en una danza perfecta, armónica, exacta, en la cual cada astro giraba y se movía. Y la danza de los astros fue agradable a Nada. Ella les regaló su canto, y su oscuridad para que la iluminaran con su luz azul.

Y Nada regresó al silencio y la oscuridad de sí misma y volvió a dormir.

miércoles, 23 de junio de 2010

¿Reggetoneras?

¿Saben? Jamás me había percatado de un detalle, hasta que el día de hoy mis "finísimos" vecinos (Ya saben, de esa gente culta y bien instruida con quien siempre es un placer intercambiar alguna palabra) me hicieron caer en la cuenta de que no hay reggetoneras. Con ello no quiero ofender a ninguna chica inteligente que guste de "tan elaborado género musical", sino que no hay feminas que sean solistas en susodicha porquería.

Al menos ninguna conocida, o famosa. Tal vez en el lo más bajo de los barrios bajos haya alguna cantante que se dedique ganar dinero fácil, pero yo, estando rodeado de tanta gente conocedora del género, jamás he escuchado a una chica a no ser en algún coro de hombres patanes. ¿Me pueden decir a que se debe esto?

Por principio pensé que tal vez las mujeres tienen un poco más de dignidad que los varones y por eso les daba vergüenza, mas esa premisa pronto perdió validez, puesto que hay mujeres cantando los coros y diciendo frases tan cultas como "dimonos fuegote" o "papi dame lo que quiero" o "todas mueren por ti". Así que no es eso. Además no solo hay chicas que cantan en los coros, las he visto en los microbuses tararear aquella canción que las trata de perras con singular naturalidad. Y peor aún, las he escuchado decir "es que se baila de maravilla".

Así que mi siguiente premisa, a menos de que alguien tenga una mejor, es que las chicas que gustan de esa música no tienen suficiente seso. Y explico por qué. Primero, si tuvieran algo de cerebro no les gustaría ese tipo de lo que sea (porque música no es), segundo, si el punto primero es cierto (y yo no le encuentro falla a mi lógica) es obvio que una chica no pueda escribir una canción. ¿Se imaginan lo que diría una canción de una mujer? "Papi, la tienes bien grandota y dura como me gusta" o "sé que mis senos te enloquecen" u "hoy me voy a repasar a todos tus amigos" o "una vez que entras ya no sales" o porquerías mucho peores.

Esperemos que su "degénero" "musical" no progrese, porque ya es bastante desagradable escuchar a hombres ladrando incoherencias y vulgaridades. Y para terminar, una petición, aunque sé que las tres personas que me leen nada pueden hacer al respecto, pero "no expongan a los niños a esa basura". Ya bastante tienen con la pésima educación y las señales de televisión que los inundan de vana mundalidad como para que además crescan siendo vulgares.

lunes, 21 de junio de 2010

Ya no existe la magia

Hoy vivimos en una época llena de avances tecnológicos. Los seres humanos nos vamos haciendo cada vez más mecánicos. Todo se torna automático e inconciente, desde nuestra manera rutinaria de vivir, hasta nuestra forma de relacionarnos con las personas.

Pero ¿quién como yo aún puede recordar aquellas época de antaño? Sí alguno aún tiene memoria, entonces podrá recordar la vida sin celular, cuando los mensajes se mandaban con la mente. Cuando podías saber de tus amigos mediante sueños, cuando podías sentir a ser amado en la distancia.

Sí, es cierto, ya no existe la magia. Todo aquello ha terminado. Pero si alguno tiene la edad suficiente, tal vez aún pueda recordar aquel tiempo... la época de las canciones, cuando los bardos narraban las verdaderas historias. Aquellas historias que han ya desaparecido, aquellas historias que se han perdido para siempre porque jamás las cantaron en "itunes".

Yo no soy bardo, y a mi edad la memoria ya no es un privilegio... pero quizá aún exista alguien que pueda recordar la antigua canción del bardo...

La antigua canción del bardo

Por los bosques de Arwere caminaba la bella Anoire,
sus cabellos eran de oro, su piel brillaba como la luna,
en sus ojos se reflejaban las tormentas veraniegas,
sus manos suaves, pero fuertes, eran diestras en las artes de la guerra,
sus oídos escuchaban las secretas voces de los árboles,
de sus labios las canciones fluían, como de una montaña los ríos,
y su voz era tan dulce que con ella el bosque florecía.

Anoire se bañaba en los ríos de cristalina agua helada,
se alimentaba con los frutos que el bosque gustoso le daba,
dormía durante el día, oculta en la copa de un árbol,
de noche danzaba descalza y la lluvia besaba sus pechos.
Vagaba sola siguiendo el curso de la luna,
a ésta le cantaba sus canciones y ella, agradecida,
iluminaba su camino con la luz más blanca que ha iluminado la tierra.

Las elfas de su pueblo la habían desterrado por envidia,
porque Anoire era de todas la más bella, no había flor,
árbol o estrella que no admiraran a la hermosa muchacha.
El principe Neár pretendió su mano, mas Anoire, tímida y modesta,
no quiso aceptar tan gran privilegio.
Entoncés las demás elfas la acusaron de haber embrujado a Neár,
le arrancaron sus blancos vestidos, y la desterraron
empujandola hacia Arwere, donde Anoire desde entonces
vagaba desnuda y sola.

Neár la buscó durante siglos. Finalmente, depirmido
contrajo nupcias con Ilsae, princesa de un reino vecino,
mas Neár jamás pudo olvidarse de Anoire y finalmente,
murió de tristeza, a la sombra de un árbol en los bosques de Arwere.
El árbol sepultó con sus raices al rey Neár,
y floreció como ningún otro en el bosque.
Las voces del bosque llevaron la noticia a Anoire,
quien, rauda, acudió a contemplar el prodigio,
el árbol de Neár lloraba lágrimas de sangre y fuego,
mas al sentir la mano de su amada acariciando la corteza
dejó caer todas sus flores, haciendo una alfombra
para que se recostase su amada. Anoire lloró
lágrimas tan puras que al contacto con las flores
éstas se convertían en luz,
formando una pequeña fuente luminosa en torno al árbol de Neár.

Entonces Neár y Anoire unieron sus voces,
y su canción se escuchaba en el murmullo del viento.
Anoire se convirtió en una lágrima suya,
y el árbol de Neár se sumergió en en ella.
La fuente de luz se convirtió en un río
de sangre y fuego. Y, en las noches de luna llena,
a quien tenga oidos agúdos, se mostrará la canción
de Neár y Anoire. Y escucharán el lamento del bosque.

Ellos protegen los bosques de Arwere, y
en agradecimiento, reciben una ofrenda de frutos
y flores y luz y sangre y fuego...

domingo, 20 de junio de 2010

A Light that goes out

I still remember when I told her for very first time "take me out tonight, where there is music and there is people and they're young and alive" by messenger. My heart was broken, my soul almost dead, there were tears in my eyes when I wrote "to die by your side is such a heavenly way to die". That Morrissey's song change my life forever after. While I was telling her "I love this song" I was trying to make her understand the lyrics of the song were just what I wanted to tell her... but I think she didn't understand, or did she?

A Light that never goes out, but always goes away...

Sometimes I felt blue because of her. I really love her, but she has showed me that love is pain. I can't believe people can break a good friendship just because... I can't believe she values me in so little. Recently I understood I was not for her what she is for me and I didn't care because I thought at least we were friends, close friends... Sometimes I told her she was my child... I think that's it. Like a father.

Today I'm feeling blue, tomorrow I'll be black again... It's really sad I have lost her for nothing. Anyway, I know I'll always miss her. Another Light goes out in my life... And my heart is little by little a little more dark.

martes, 15 de junio de 2010

Buscando a Luzbel

Las despedidas sí que son tristes...
Tenía unos veintiocho años y había llegado la hora de partir. Había pasado una buen a temporada en aquel lugar. Mis sobrinas me miraban algo acongojadas sin entender que era lo que estaba pasando exactamente. Mi primo me abrazaba y me deseaba suerte. Mi hermano lloraba, mis padres no decían nada, sólo se encargaban de repartir la comida para todos los comenzales.

¿A dónde iba? No lo sé. No tenía rumbo, dirección, o lugar al cual dirigirme. Lo único que tenía era la certeza de que era hora. Debía partir de mi propia casa. Sin darle mucha importancia subí a la camioneta. No entendía muy bien lo que estaba pasando, no sabía si habría de regresar o no, no sabía a donde conducir, no sabía nada pero... "el que nada sabe nada teme" me dije para calmar esa angustia que poco a poco crecía en mi interior. Sin más encendí el motor de mi veículo, lo detuve frente a la puerta abierta que dejaba admirar a todas las personas en el interior, hice sonar la bocina de la camioneta para llamar la atención, moví energicamente la mano y comence a andar.
Luego de muchas horas de viaje supe a dónde me dirigía. Iba en busca del conocimiento.

Mi viaje había sido largo. Llegué por fin a una biblioteca alemana muy antigua. Estaba extasiado. Era un aposento gigante, muy frío de paredes espaciosas y con el techo muy elevado. Allí encontré un par de españoles: "Dicen que esta biblioteca está construida en la puerta del infierno" le decía uno al otro, yo escuchaba, "hace más de trescientos años, un hombre llegó aqui buscando al Diablo, dicen que cabó tan profundo que pudo hacer una casa dentro de su propia mina. Dicen también que el lugar era tan espacioso que al poco tiempo unos monjes peregrinos instauraron su monasterio en esta mina, el hombre había dado permiso para ello, pero seguía cabando cada vez más profundo. Finalmente enloqueció, una noche los monjes fueron a buscarlo en las profundidades de la mina para darle algo de comer. Él los mató a todos con el pico que usaba para escarbar, luego colgó sus cuerpos del techo y desapareció. Los alemanes cerraron la entrada a estos aposentos durante dos siglos, hasta que por fin, hace unos diez años, los volvieron a abrir e instauraron esta biblioteca. La mina fue llenada de arena y sellada para siempre"

Pensé que era una facinante leyenda. Y tuve la certeza del final de mi camino: iba al infierno. Salí de la biblioteca y comencé a andar en la camioneta por varias calles, una vez más sin rumbo, sabía que yo no debía conocer el camino, sólo dejarme llevar por él. Así andube por calles y calles, parecía un laberinto sin fin. Cada vez me iba internando en lugares con casas más antiguas, más arcáicas, hasta que llegué a un pueblo en el que la gente iba vestida a la antigua usanza. Los techos de las casas eran de madera, al igual que las puertas. La gente se veía modesta, pobre, pero sonriente. La música sonaba diferente... bajé de la camioneta y esta se desvaneció. Lo había logrado, había llegado a la Alemania del siglo XVII.

Caminé algunas calles, recordaba la leyenda y entre más precisamente la recordaba, más me costaba caminar. Me metí en una calle sombría y solitaria, como si toda la gente hubiera abandonado ese lugar. Tenía la espalda encorbada, tuve que tomar una rama de un árbol que había en el suelo para ocuparla como bastón. Me pesaba la edad. Había regresado en el tiempo, pero mi cuerpo era ya el de un anciano. Y así, me encontré en el mismo lugar donde estaría la biblioteca. Estaba cubierta por una pared a medio terminar. Dos metros hacia arriba había un pequeño hueco por el cual a penas si pasaría por ahí. No sabía como llegar y menos con mi cuerpo tan deteriorado, pero subí y entré. Llegué hacia el principio de un tunel. El lugar estaba iluminado con antorchas, tomé una y comencé a avanzar.

Llegué al primer aposento. Era un cuarto enorme, estaba vacío. Al final se dejaba entrever una pequeña puerta. Avancé. Un escalofrío recorrío mi espina dorzal, en la siguiente habitación alguien dormía tendido en el piso y cubierto con unos trapos todos manchados de sangre. Seguí caminando tratando de no hacer ruido para no despertarlo. Al atravesar la siguiente puerta me encontré con el espectáculo más extraño. Un río con un líquido café, como si fuera chocolate, circundaba la habitación... había monos y cocodrilos hechos del mismo líquido que al saltar se estrellaban contra lo que fuera y volvían a hacerse líquidos y se arrastraban hacía el río. Una risa malévola retumbó en toda la habitación. Y alcancé a ver otra figura humana que caminaba hacia la siguiente habitación. Me apresuré a alcanzarlo. A mi paso los monos gritaban con fuerza pero no se acercaban a mí. Comencé a escuchar un zumbido de moscas. Avancé y llegué a la siguiente habitación.

El hombre estaba bañado en sangre, del techo colgaban cientos de cuerpos inhertes, todos desollados. El hombre se agarraba la cabeza, como si estuviera loco, andaba de un lado a otro, me miraba sin mirarme, corría hacia mí y se iba. Luego apareció una nube de moscas, envolvieron al hombre que se esfumó junto con la nube. "Disculpa la mala imagen" dijo finalmente una voz de trás de mí. Yo me volví y me encontré con un hombre vestido muy elegante, alto, fuerte, en su mejor edad. "No eres el primero que viene a buscarme" dijo, su voz tenía algo de espectral. Su aspecto cautivador. Un dejo de divinidad se escapaba por sus radiantes ojos, comencé a sentirme cautivado por su hechizo y comprendí por qué aquel hombre se había vuelto loco...

lunes, 14 de junio de 2010

En mis tiempos no había asepxia

¿Saben? Estoy muy contento. ¿Por qué? Porque ahora existe asepxia. Yo aún no tengo hijos (por fortuna) pero cuando los tenga podré regalarles en su cumpleaños número trece un tratamiento completo del mágico medicamento que cubre las imperfecciones. Mis hijos no tendrán que sufrir lo que yo sufrí, nada de apodos tales como "el cacariso", "el chinampinas", "la bruja", "el dos narices"... Nada de eso, todo ha terminado.
Dios bendiga asepxia. Yo no tendré que pasar por lo mismo que pasó mi padre. No tendré que enseñarle valores a mis hijos, ni tendré que ocuparme en hacer que usen el cerebro. Podrán educarse frente al televisor viendo gente plastica mostrando sus cuerpos plásticos. Y cuando se sientan inseguros sólo "taparé sus imperfecciones". De cualquier manera no hay nada de que temer, los mejores dermatólogos lo recomiendan. Y uno que otro psiquiatra safado también opina que es bueno que los adolescentes no tengan autoestima. Porque ¿saben? Hay una gran variedad de productos. Imaginense ¡ya no tendrán que faltar a la escuela cuando les salga un barro! Simplemente lo ocultan con su pomada y... ¡listo!
Que linda es la vida gracias a los avances de la medicina. ¿Para qué pensar cuando se puede ser bonito?

lunes, 7 de junio de 2010

Neologismos extranjeros

Siendo un aficionado a datos curiosos me topé en mi clase de alemán con un grupo de "rock" que más bien parece pop. Se llama Udo Lindemberg, su canción se titula "Der Sonderzug nach Pankow". A mí se me hizo una mezcla entre "the cure" de hace algunos años, cuando tocaban música disco; "Hombres G" con sus canciones no muy cursis; Y algo así como Alex Lora al principio o Miguel Mateos... no lo sé.
El trasfondo de la canción resulta más interesante aún. El chico, Udo, un muchacho de Berlín que vivía en el lado capitalista, canta al presidente del lado oriental, comunista, en un ritmo de "rock" pegajoso. ¿Qué es lo que pide? Que lo deje tocar a cambio de algo de plata en el lado comunista de Berlín. Lo más interesante es que Erich (el presidente) accede a su petición por miedo a que se divulgara que su gobierno era represivo. Fue algo en verdad insólito si recordamos que el "rock and roll" estaba prohibido en la Rusia comunista.
Y viajando a Rusia, mi profesora de ruso, una mujer de Armenia que había vivido una parte de su infancia en Ucrania y la otra parte en Rusia, mientras trataba de enseñarnos los verbos rusos se topó con un problema. Ella había vivido en al época comunista en Rusia, y uno de mis compañeros preguntó "Profesora ¿cómo se dice "rocanrolear" en ruso?.
El asombro de la maestra fue grande al no saber lo que el verbo significaba. Había pasado ya más de cinco años viviendo en México y jamás había escuchado ese verbo. Muy sorprendida preguntó "y ¿eso qué significa? y ¿como se conjuga?". Mi compañero respondió "pues yo rocanroleo, tú rocanroleas, etc.. y significa algo así como reventarse". La maestra seguía sin saber a qué se refería. Entonces comenzaron a explicarle que era como escuchar música de "rock", pero no sólo escuchar la música, sino vivirla. De hecho yo también me encontraría ante el problema de tratar de hacer una definición de "rockanrolear", sobre todo tratar de definirsela a una persona que había vivido sin "rock and roll", so pena de multas, durante toda su infancia.
La maestra, aún sin entender del todo el significado de la palabra, respondió "pues es que ese verbo no existe en ruso, ni siquiera hay nada parecido, pero si quisieran formarlo sería algo así como роканролиавать pero no lo usen con Marina (la cordinadora de Ruso, quien sí era rusa) porque se enojaría"
Así que, sin más por el momento Я роканролиаваю, Ти роканролиаваешь...

jueves, 3 de junio de 2010

Si no duele no sirve

Montaigne plantea que los antiguos griegos y romanos creían que era preferible la muerte a una vida desgraciada. Se veía mucho mejor quien se quitaba la vida a quien la vivía a medias y no plenamente.
Epicuro decía que en la vida había que buscar el sumo bien, el placer, no el placer mediato, sino el placer que a la larga es más benéfico. Suena en verdad algo lindo el tener una vida llena de placer o morir si no se posee.
El punto es que en algún momento la humanidad torció el camino y pensó que el placer era malo. A Dios no le gusta que nosotros seamos felices en esta vida y por ello no debemos sucumbir al pecado del “placer”. Siguiendo esa lógica, sería mejor morir antes que sucumbir a los placeres mundanos que nos alejan de Dios.
Pero el asunto va más allá. A Dios no sólo no le gusta que tengamos placeres, además de eso nos los pone enfrente para que los experimentemos y así nos condenemos más fácil, pero aún más, no le gusta que muramos. El suicidio es un pecado grave ante los ojos de Dios. Ya lo decía Dante en su Divina comedia que hay en el infierno un lugar reservado especialmente para los suicidas.
Entonces nos enfrentamos al problema de tener como regente a un Dios sádico. No sólo quiere que nuestra vida esté llena de sufrimientos, quiere además que la suframos completa. Todo el tiempo estamos rodeados de tentaciones, los placeres mundanos nos alejan de Dios, el evitar los placeres es algo muy difícil y que nos causa sufrimiento, pero el querer acercarnos a Dios y terminar con los sufrimientos también nos aleja de Dios… Vaya cosa.
Recuerdo que cierto día discutía con mi profesor de catecismo, no recuerdo exactamente la discusión pero sí recuerdo que en algún punto me dijo: “no digas esas cosas, Dios se va a enojar contigo y no te dejará ir al cielo, ¿acaso no quieres ir al cielo?”. Yo reflexioné un rato y luego respondí “La verdad no. Si uno lo piensa detenidamente, ¿qué de interesante debe ser ir al cielo? Finalmente todo lo divertido está prohibido”.
Por cierto eso me recuerda: “Quien está libre de pecado, no sabe de la que se pierde” o “las niñas buenas se van al cielo, las malas a donde quieren” o mejor aún "únete al lado oscuro, es más fresco en los días calurosos".