lunes, 4 de marzo de 2013

Ensueño


Una imagen etérea y distante
síncresis de Atenea y Afrodita;
noche, visión que aparece, tirita
se desvanece luego en un instante.

¿Acaso fue solo un sueño aparente
tu cálida mano a mi piel adscrita,
tu dulce mirada fantasmagórica
que mis ojos ven y mi tacto siente?

Aunque en la oscuridad es luminosa,
con un tenue rayo de luz parece
tornarse en una sombra moribunda.

Y no obstante que la visión perece,
este fuego en mi pecho no se apaga,
vive en mi pensamiento eternamente.

3 comentarios:

  1. tu pecho y tu pensamiento... me hiciste sonreir.

    ResponderEliminar
  2. No me acordaba de tu alterego Apocalípto.

    ResponderEliminar
  3. Yo tampoco me acordaba, pero de vez en cuando lo recuerdo.

    ResponderEliminar

Interpretación oracular